viernes, 16 de octubre de 2009

Para quien nunca lo ha hecho

No son muchos los días en que podemos hacerlo aún, peo créanme, antes sólo pensarlo era imposible. Ahora hay que aprovechar que se puede y si les late, utilizar los domingos para conocer la ciudad de México a otro ritmo: con la libertad que permite viajar en bicicleta, ni tan lento como caminar, ni tan engorroso como andar en automóvil.

Quizá las partes más complicadas sean pasar por los torniquetes, porque a veces en estaciones pequeñas no cabe la bici por la puerta lateral, y cargar la bici por las escaleras.

También es recomendable evitar las estaciones más concurridas en horas pico, es decir, Zócalo, Pino Suárez, Hidalgo, Balderas, etc. Es posible bajarse antes y recorrer la distancia que nos falte a pie. De verdad se disfruta.


1 comentario:

Edgar Ruíz dijo...

Hola Hector que buena nota si todos los humanos hicieramos halgo para salvar el ambiente o prolongarnos la vida, la tierra no sería la que es si tansolo un 75% de los tantos millones que somos práticara el valor a la vida.
att, Edgar Deonel Ruíz, El Quetzal, departamento de San Marcos, Guatemala