domingo, 7 de febrero de 2010

Una nota de La Nación porque en Buenos Aires también corren las bicis

 
si quieren verla en tamño mayor, aquí dos ligas


Haz click para ver una ampliación (en Google Docs)
Y aquí la segunda mitad.

y si quieren la liga a la publicación original en La Nación del domingo.

Pablo Tomino
LA NACION
Transito porteño / Un sistema que busca instalarse

De Plaza Italia a Retiro, en bicicleta

El 28 próximo quedará inaugurado el Corredor Norte; el recorrido dura unos


30 minutos; 20 agentes multarán a quienes lo obstruyan

Dentro de tres semanas, exactamente, el 28 de este mes, la ciudad estrenará las nuevas ciclovías. Ese día quedará inaugurado el primer tramo, denominado Corredor Norte, que unirá Plaza Italia, en Palermo, con Plaza San Martín, en Retiro.
También en esa fecha debutará un cuerpo de 20 agentes de Control de Tránsito porteño, en bicicleta, que controlará estas vías exclusivas para que sean utilizadas sólo por ciclistas. Harán multas fotográficas a los vehículos que las obstaculicen o a quienes transiten por ella de manera indebida, como hoy ocurre con las motocicletas.
"El 28 febrero estaremos inaugurando este primer tramo de ciclovías. Esperamos que, en un futuro, puedan ser utilizadas como medio de transporte en toda la ciudad. Según una encuesta que realizamos, el 41 por ciento de las personas que viven en la Capital tienen una bicicleta en su casa, y el 61 por ciento utilizaría este vehículo si hubiese carriles exclusivos", dijo el subsecretario de Transporte, Guillermo Dietrich, a quien LA NACION acompañó en bicicleta para unir el nuevo tramo, entre Palermo y Retiro.
"Una vez que se inaugure el Corredor Norte, se proyectará terminar los otros tramos de la red que están muy avanzados [ver infografía]. La intención también es equipar algunos parques y plazas con centros de transbordo de bicicletas, donde poder alquilarlas o bien dejarlas estacionadas, como ocurre en las principales ciudades del mundo.
"Si bien pensamos ponerlo en marcha este año, nos falta pulir cuáles serán las tarifas de alquiler y los sitios dónde estarán", dijo Dietrich.
Durante todo el recorrido que hizo LA NACION (en el que se puede unir ambos extremos del Corredor Norte en 30 minutos, a ritmo de paseo), el paisaje urbano se advierte más pintoresco y atractivo a bordo de un rodado urbano, por ejemplo, en plena Avenida del Libertador.
El paseo en nada se compara a un ruidoso viaje en colectivo ni hay que soportar los habituales embotellamientos de tránsito.
Viajar por la ciclovía permite no sólo hacerlo rápido, sino también en forma más segura, pues, al estar separadas del resto de las calzadas por medio de cordones, los vehículos de mayor porte no intimidan al ciclista, salvo alguna situación accidental, claro.
En el tramo recorrido ya hay semáforos especiales para los ciclistas, nuevas señalizaciones y una senda especial, pintada de verde, cuando el circuito atraviesa esquinas y avenidas.
"Buenos Aires presenta condiciones inmejorables para la aplicación del sistema de bicicletas: no se registran climas extremos y no hay mayores alteraciones en su geografía. Confiamos en que, con el tiempo, los porteños vayan incorporando el hábito de utilizarla", comentó el jefe de gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
En la ciudad utilizan la bicicleta un promedio de 30.000 personas por día, según cifras oficiales, pero muy pocas la toman como un medio de transporte para ir y venir del trabajo.
"Con las bicisendas seguras y las ciclovías, más ciclistas las adoptarán y podrán viajar a sus trabajos. Será un cambio importantísimo en la ciudad, además de convertirse en el medio de transporte más saludable", dijo Dietrich, quien, de hecho, cada mañana viaja desde su casa, en Recoleta, a su oficina, situada a metros del Obelisco. Antes de vivir en la ciudad, lo hacía desde Pilar. Usa una bicicleta que tiene la particularidad de ser plegable.

Al no estar aún en funcionamiento, son muchos los que hoy invaden las ciclovías en la ciudad: se advierten autos estacionados en su interior, basura apilada, contenedores de obras en construcción y personas y hasta familias enteras que las usan como si fueran una vereda ampliada donde descansar, con reposera y todo, como ocurre en la calle Irala, en La Boca.
El Ministerio de Justicia y Seguridad de la ciudad trabaja por estas horas en la creación de un cuerpo especial de 20 agentes de tránsito en bicicleta, que recorrerá cada día las ciclovías para evitar que las obstruyan.
"Harán multas y garantizarán que estén liberadas para la circulación de las bicicletas. Tendrán un handy y también podrán pedir la intervención policial o del SAME, si así lo requiriese la situación", dijo a LA NACION Matías Molinero, subsecretario de Seguridad Urbana de la ciudad.
"El proceso de acostumbramiento no será de un día para el otro, pero, como ocurrió con la prohibición de fumar en la Capital y con los controles de alcoholemia, las personas irán incorporando el respeto por este sistema de tránsito", opinó.
Hoy es posible, incluso, ver a ciclistas circular por fuera de las ciclovías. Probablemente, porque aún no se han habilitado. Lo cierto es que, según los entendidos en tránsito, los ciclistas no suelen ser de lo más respetuosos con las normas y hasta con su propia vida. Por ejemplo, a muy pocos se los ve hoy con casco.

No hay comentarios: