sábado, 9 de noviembre de 2013

When the road ends

Jorge Sequeiros, director del BFFMX, y Brent Barbur
El mismo Brendt Barbur en la puerta de la sala nos despidió uno por uno mientras salíamos de la primera función del Bike Film Fest, como si quisiera cerciorarse que la selección de los cortometrajes recién vistos hubiera tenido un efecto en nosotros y no deja de asombrarme la pasión que este neoyorquino le pone a su creación a pesar de que ha pasado más de una década en que transformó la mala experiencia de haber sido tirado de la bici por un autobús, en algo tan positivo como este festival.

La sala en el Museo Tamayo estaba repleta a pesar que una buena amiga Adriana, de @lacebollamorada, expresaba su impresión de que veía poca gente al llegar (por cierto, ella hace la mejor cochinita pibil en la ciudad y aparte de su local en la Condesa acaba de abrir una sucursal en la Zona Rosa, así que no dejen de ir).

Este es apenas el segundo Bicycle Film Fest en México y la verdad al paso que le ha imprimido Jorge Sequeiros @BFFMX, su director, y el grupo que trabaja duro en traernos esta experiencia, cada vez tendrá más éxito. Nomás como primicia, este noviembre el festival se irá a Guadalajara, así que quienes estén por aquellos lares podrán disfrutar el mismo programa que los chilangos tuvimos oportunidad de disfrutar este fin de semana.


Tras la inauguración del JoyRide Artshow

La selección puede dar la impresión de ser caótica pero en realidad tiene una secuencia que va elevando el punto de atención hasta que al final te quedas con una sonrisa en la boca y no quieres dejar la sala. Así nos pasó con The Road from Karakol de Kyle Dempster, la historia de un viaje en bicicleta por el Kirguiztán que, con el pretexto de recorrer los viejos caminos soviéticos en esa ex república comunista, se extravia en una aventura que llena de humor reta límites personales.

O los momentos hilarantes que provoca The Ciclyst y esa adorable mujer capaz de reconocer su bicicleta en todos lados. Agrupados bajo el tema Cinematic shorts, este fue sólo el primero de los cuatro programas del festival, así que aún habrá mucho más en esta edición del festival.

There is always only one question:
When the road ends, will you keep pedalling?


PD. Les dejo unas fotos de la exposición que acompaña al festival y que puede visitarse en la galería Prophaeta, Alvaro Obregón 94, Roma Norte.









Afuera de la galería.

La bici de El Manubrio.