jueves, 3 de noviembre de 2011

People for Bikes, una tienda con bicis de fantasía




¿Han tenido alguna vez deseos de regresar el tiempo?

Volver, por ejemplo, a la época en que llenos de emoción contemplábamos trenes, modelos a escala, muñecos de acción, autopistas, carros, juegos de química, fabulosos Fred, o cualquier otro juguete de época.

Juguetes fuera de alcance la mayoría, pero que bien podíamos vivir la ilusión de pedirlos a los Reyes o ahorrar para comprarlos tarde o temprano. Eso me pasó esta tarde cuando llegué a People for Bikes (http://www.pfb.com.mx/), una tienda-boutique de bicicletas ubicada en la colonia Roma, Zacatecas esquina Morelia, en la ciudad de México.

Esta tienda, atendida por su propietario Alan Huber, está llena de bicicletas de ensueño. Modelos que no verás en ninguna otra parte en México. Specialized, Elektra, Brompton, Pashley y accesorios de todo tipo –entre ellos unos asientos artesanales de Brooks, unas canastillas de mimbre, alforjas, camelbacks, etc.

Además, me tocó observar cómo atendía Alan a una potencial clienta que llegó justo cuando yo estaba de visita. Se trata de Fernanda, una joven que se animó a buscar una bicicleta para recorrer la ciudad, impulsada por su hermana y por su estancia de dos años en Londres.

Despuiés de explicarle con detalle las características y diferencias de cada bicicleta –desde su geometría hasta sus componentes- Alan la invitó a probar la bici en la calle, pues la mejor forma de saber cuál bici te acomoda es justo arriba de ella.

Cuando me fui, después de ver llegar a dos parejas en busca de accesorios y una chava con una bamboobike, salí convencido de que Fernanda iba a comprar su bicicleta en People for Bikes. Quizá sí, quizá no, pero si alguno anda buscando bici y no está muy apretado del bolsillo, es un estupendo lugar para adquirir una bici que le puede durar una, dos o más décadas y, en una de esas, hasta la puedan heredar.
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Linda boutique, sin duda. Pero la mitad de los modelos son de 2010 hacia atrás. Claro, con precios de 2011.