sábado, 10 de julio de 2010

Me urge una cámara... o unas clases de foto

Y la razón es bien sencilla.

Basta con que vean estas fotos. Acabo de regresar de una reunión en la Casa Biciteka y cuando descargo las imágenes que tomé con mi celular me dan verdadera pena.

No sé si de plano la cámara de mi blackberry sean tan mala o de plano ya se echó a perder. El caso es que lamento no poder mostrarle a quienes lean este post lo interesante del proyecto que acabo de escuchar y ver.


En este edificio de Nicaragua 15 (Centro Histórico) funcionará próximamente la Casa Biciteka, un espacio real para una agrupación que lleva años trabajando por la cultura de la bici en la ciudad pero que hasta ahora carecía de una sede física, pues su foro en Yahoo siempre fue super activo, tanto quizá como los increíbles paseos nocturnos que llevan una década de realizarse ininterrumpidamente.

Esta sede es un pequeño espacio ubicado en un edificio colonial donde funciona una agrupación llamada Central del Pueblo que organiza talleres de serigrafía, grabado, escultura, cartonería, teatro, danza, etc. y que ahora compartirán el espacio con los Bicitekas, que planean impartir sus propios talleres y promover las actividades que los han caracterizado en esa dirección.

Para ello organizaron este sábado una reunión a la que acudió más de medio centenar de ciclistas felices por la oportunidad de colaborar en este proyecto. Lamento no haber invitado vía el blog, o en twitter a más colegas porque estoy seguro que hubieran tenido una experiencia interesante probando los curados de avena, fresa, nuez, etc. o, quizá simplemente los tacos de canasta con una cerveza helada, mientras se enteraban del proyecto y de cómo marcha sobre ruedas y que, si todo va bien, será inaugurado a la par que una iniciativa similar en Guadalajara (me parece que es con los compañeros de Bici10 pero no estoy muy seguro).

El lugar se ubica a unas seis calles del zócalo rumbo al norte (ver mapa aquí), junto a la plaza de Santa Catarina. Es una zona brava pero a la que se  puede llegar sin problemas, pero también sin ir despistado, con las precauciones usuales en un lugar que no conoces.

Por ahí andaban varios de los infaltables/infatigables colegas Areli, Chucho, Mariana, Scott y muchos otros a quienes no conozco pero con quien comparto el gusto por la bicicleta urbana y estas causas de utopistas dieciochescos. 

De hecho, por ahí una muchacha me preguntó si yo era el del blog y sólo atiné a decirle que sí, pero ahora aprovecho para agregar que da gusto compartir algo en la red. Durante años la he aprovechado para infinidad de tareas y objetivos que devolver un poco es satisfactorio.

El espacio que tendrá la Casa Biciteka es pequeño -de unos 16 m2- pero su ubicación en ese edificio le permite tener acceso al enorme patio con una escalera central, o a la sala de usos múltiples y en general, a coordinarse con el resto de actividades.

Además, es probable que ubicados en el Centro puedan allegarse de apoyos de fideicomisos o fundaciones, asi que ¡Buena suerte mis Bicitekas!


No hay comentarios: